TU CARTA ASTRAL

Voy a tratar de explicar brevemente qué es una carta astral y para qué sirve, porque mi vida cambió desde que conozco la mía.
La carta astral, también conocida como carta natalmapa natal o simplemente como horóscopo, es un plano o mapa del cielo en el que se muestran los planetas situados en los signos zodiacales y en las casas astrológicas vistos desde un determinado lugar y momento.

¿Para qué sirve una carta astral?

La lectura (correcta) de una carta astral nos puede ayudar a conocernos a nosotros mismos descubriendo aspectos y capacidades que nos eran desconocidos. También nos ayuda a comprender conductas o formas de ser de nosotros mismos que hasta ahora no habíamos caído en la cuenta que teníamos o simplemente no habíamos sido capaces de interpretar. Con ello podemos potenciar capacidades innatas que hasta ahora no controlábamos o sacábamos partido

¿ QUE FORMA TIENE ?

Si nunca has visto ninguna es un poco complicado de explicar, pero básicamente se trata de un diagrama que representa en una perspectiva geométrica las posiciones de los planetas en relación con el Zodiaco. Puedes ver la imagen que se adjunta a este artículo.

¿Cómo se interpreta la carta astral? ¿Para qué sirve una carta astral?

La lectura de la carta tiene muchos matices y no todos los astrólogos coinciden en su interpretación, dependiendo de su enfoque y metodología. Básicamente, tecnicismos aparte, están los que opinan que los astros nunca mienten y los que opinan que en realidad orientan “pero no obligan”.

Mi experiencia

A raíz de conocer mi carta astral pude adelantar y modificar aspectos de mi entorno, tales como mi trabajo, mi hogar o encontrar pareja, pues conocí a mi pareja estable en el lugar más insospechado (en la sala de espera del veterinario), dejé mi trabajo (que me amargaba) y más o menos en el tiempo que me indicaron pude encontrar uno igual o mejor pero que me hace más felíz. También me ha ayudado a ordenar mi hogar de manera que me siento más cómodo ocupando en el mismo espacio, simplemente armonizando los objetos, aunque eso ya es otro cantar…